Ropa de mujer


Cuando el poeta nicaragüense Rubén Darío dijo que no hay mejor musa que una mujer desnuda no estaba pensando en la revolución de la moda que empezaría muy pronto. Lo cierto es que los modistos y todos aquellos que tienen que ver con sorprender a las féminas con nuevas propuestas parecen decirnos lo contrario.

La mujer es el centro de atención de la creatividad de prendas de vestir, aunque en realidad la industria se encarga también de hombres y niños. Basta mirar todas las variedades de piezas que usan las mujeres en la actualidad, teniendo en cuenta también que casi todas las indumentarias de los hombres tienen su versión femenina.

La facilidad con la que se crean las prendas actualmente comparando con antaño, las nuevas telas y la industria respaldada por la ciencia más la comunicación cultural, que es de hecho una nueva revolución, aunque ya había empezado con el cine, hacen que sea una explosión la moda, donde hay para todos los gustos.

La moda, que otrora fue privilegio de las mujeres de la clase alta, pasó primero por las artistas de cine para afianzarse en el siglo XX como un asunto popular. Vestir escogiendo entre millones de ofertas diferentes es algo que les llegó con los nuevos tiempos.

Si eres o va a ser comprador asiduo en la gran tienda que estamos promoviendo aquí regístrate en las pruebas gratuitas de 30 días de Amazon Prime. Este programa de membresía ofrece beneficios especiales que incluyen: Ver miles de películas y episodios de televisión al instante, pedir prestados libros Kindle y obtener envío GRATIS ilimitado en dos días (sin pedido mínimo) de millones de productos con la etiqueta PRIME. Únete haciendo clic en la siguiente imagen:

La blusa es a la mujer lo que la camisa al hombre. Como pieza sencilla que cubre al tronco permite sus cambios más frecuentes por lo que son más prácticas, higiénicas y útiles en actividades laborales, paseos de tarde y para acompañar a los pantalones y las sayas.

Al principio y hace muchos años en la estepa oriental y el Asia Central tanto los hombres como las mujeres llevaban pantalones o lo que era su semejante en aquellos tiempos. Las calzas de algunos pueblos fueron tomadas por los romanos y con el tiempo pasaron a ser parte de la indumentaria militar pues en ese aspecto eran superiores...

El traje de baño recibe muchos nombres en español según países y regiones donde hablamos esta lengua. En Cuba se le llama trusa cuando son de una sola pieza para las mujeres y bikinis si son de dos piezas. Cuando el de dos piezas es de tamaño reducido se le llama hilo dental.

Contrario a lo que he visto por ahí en materia de textos en Internet yo tengo el criterio de que la elegancia en general está relacionado con lo no formal y común y se trata en el vestir en un grado de belleza que pretende elevar el rango o etiqueta.