Un ángel vuela (episodio 12)

04.03.2021

Un día el ayudante del piloto amaneció muerto. Solía suceder muy a menudo pues las fiebres acudían a cualquiera de los miembros del proyecto o a sus esclavos sin avisar. Al principio fue peor. Murieron cinco delincuentes en menos de un mes. Eran jóvenes fuertes y deportistas pero acostumbrados a la ciudad la selva era su peor enemigo.

-Se salvarán sólo los que tengan un sistema inmunológico adecuado a este paisaje -dijo jocosamente el único estudiante de medicina del proyecto y murió a los pocos días.

Hoy el piloto necesitaba a alguien para que tirara las drogas en el mar. Había muerto su ayudante revolcándose en la fiebre. Era día de sembrado como le llamaba El Jefe. Angelina fue invitada a la choza del máximo canalla. Iba haciendo cruces para que dejara la computadora abierta o tuviera algún descuido para poder copiar las palabras de pase. Creía que iba a dar clases de cocina como había sucedido últimamente, pero para su asombro, el asunto se trataba de Ángel Gabriel. Se pedía permiso para que el niño viajara con el piloto y tirara las drogas. Los paquetes eran pequeños y el niño estaría bien sujeto con una correa al avión. La madre sin decir palabras agradeció el gesto del Jefe que había cumplido el acuerdo. Esto sería como una diversión para Angelito pensó ella. Además, ya estaban el piloto y su hijo solos. Si el aviador se escapaba haría libre al niño. Aceptó.

El niño se sentó al lado derecho del piloto. Era un avión escuela de doble mandos. Estaban muy cerca uno del otro.

-Mañana voy a adaptar esos pedales porque usted va a aprender a pilotear esta carroza voladora -dijo el piloto a Ángel cuyos pies aún no alcanzaban a tocarlos-, lo bueno es que son hidráulicos. Hasta con un dedo podría mover esos alerones.

El niño estaba asustado en su debut mundial como tripulante de un avión de carga de cocaína. Pero la aventura le gustaba y sonrió agradecido al piloto. Era un viaje largo y sólo un aeroplano de aquel tipo lo podía hacer con tanques extras de gasolina que el piloto había agregado de acuerdo con las ideas pactadas con El Jefe. Ángel sintió que ese era su día feliz desde que la nave despegó. En los casi nueve meses anteriores que estuvo al lado del piloto ayudándole en la mecánica soñó todos los días con volar. Desde el aire veía la inmensidad de la selva, ríos y montañas. Era un espectáculo que no olvidaría nunca. Cuando llegó a volar solo recordaba aún ese primer día.

- ¿Nunca ha visto el mar?

-Solamente en la computadora.

-Con que tiene computadora. Usted es un chico especial. Hoy va a conocer el mar desde el aire. Muchos colombianos no lo conocen a pesar de que somos un país privilegiado de tener salida a dos océanos.

El piloto siguió la ruta difícil pero más segura donde evitaba toda ciudad y todo asentamiento de la guerrilla. En tierra, un grupo de servidores, cómplices y vendidos a la delincuencia informaban constantemente al Jefe sobre posibles movimientos del ejército o de algún arma antiaérea de las autodefensas o las guerrillas. Si algún peligro había se trazaba otra ruta. El viaje se hacía de día siempre. De noche no se garantizaba un aterrizaje bueno en la selva afirmó el hombre que más sabía de aviones en aquel grupo. Esto convenció al jefe. El peligro era evidente cuando estaban cerca de la costa pero tanto los traficantes que recibían la carga como los del proyecto habían escogido buenos sitios. Volaba bajo para evitar ser controlado por algún radar móvil del ejército. Después atravesarías un pedazo de Venezuela que estaba pactado y seguro para por fin aflorar al Caribe Colombiano.

-Apréndase el camino que un día lo va a hacer solo -le dijo el piloto muy sonriente al niño.

Los autores de este proyecto de narcotráfico escogieron el lugar más apartado de la selva del este de Colombia. Esto pareciera muy malo a la hora de sacar el maldito producto pues el viaje al mar era muy largo. Mucho más si debía hacerse a las aguas del Caribe por conveniencias del vil comercio internacional. Una ruta clandestina aún en las condiciones del gran territorio colombiano debe ser bien preparada, sobre todo si se va a mantener por muchos años. Volar en línea recta hacia el objetivo puede resultar fácil desde el punto de vista de la aviación, pero evitando a ejércitos y guerrillas es mejor seguir caminos llenos de curvas y así se hizo.

La gasolina que se compró garantizaba cuatro entregas por mes durante diez años, sin embargo, se planificaron solamente dos entregas mensuales. El resto del carburante era reserva estratégica. Un viaje de ida y vuelta sin tocar tierra gastaba mucho más combustible que el peso en cocaína que se llevaba, pero su costo no significaba nada con relación a las ganancias que estas producían.

Después de este primer viaje Ángel acompañó al piloto durante un poco más de cuatro años. Cuando se dio cuenta de que unos vellos asomaban en su cara, pareciendo bigotes y barba, estaba ayudando a cambiar las bujías del motor en uso y al ir hacia un tanque de agua creyó ver algo diferente en su rostro. Corrió hacia el avión y entró en la cabina donde el piloto había puesto un espejo retrovisor para ver como él tiraba los paquetes y cerciorarse de su seguridad. Una vez que hacían un simulacro de pilotaje, en tierra, se miró en el espejo y se dio cuenta de que sus músculos del tórax se parecían a los de un adulto. Ese mismo día cuando se fue a bañar observó que su miembro viril estaba rodeado de unos pelos nuevos en su vida. Cuando volvió a su labor le dijo directamente al piloto:

-Ya he volado y he aterrizado muchas veces con su ayuda. Quiero hacer un viaje piloteado totalmente por mí.

Ángel tenía para esa fecha catorce años y cuatro de estar viviendo en el proyecto. Ese día tenía más horas de vuelos al lado de su maestro de aviación que muchos pilotos jóvenes de importantes compañías aéreas.

Me gustaría que leyera esta novela de amor y aventura que escribo para ti. He puesto todo mi amor y horas de dedicación pero acepto las criticas o agradezco cualquier otra opinión que puedas escribir en la caja de opiniones que se encuentra más abajo.

Mi nombre es Nelson Estévez y apoyo a este sitio web por eso te hago la invitación a que ayudes a subvencionar a este proyecto. Una manera de ayudar a recaudar los fondos para que Imperio Xnaty lo use para promover escritores jóvenes en los países del sur es haciendo una donación. Si te fuera posible haz clic en esta estrella:

Algunos lectores visitaron estas páginas

Tú puedes ayudar a este proyecto compatiendo o twiteando esta página.