Somos una cagadita de pájaro en el Universo

29.08.2021

A veces cuando paseamos por la campiña solemos ver alguna cagadita de pájaro sobre una piedra o sobre la hoja de algún árbol que tiene una rama baja. No le damos importancia pues es algo muy pequeño antes la inmensidad del paisaje. Pero hoy quiero mostrarles a los lectores cuan mísera basura puede considerarse nuestro planeta y hasta nosotros mismos que somos quienes llevamos orgullosamente la conciencia de ser el centro extraordinario espacio.

Pero antes de sumergirme en aguas más profundas quiero decirles que no tengo la intención de denigrar la grandeza de la especie humana que dicen por ahí que fue creada a la imagen y semejanza de Dios. Tamaño pecado no cometería, pero quiero que al leer esto le cuestione si no somos un poco vanagloriosos al autoestimarnos y si somos lo suficiente responsables con la naturaleza y el planeta.

Usaré el método de la ejemplificación y luego haré algunos juicios argumentativos y les dejaré a los lectores la libertad de llegar a conclusiones demostrativas. Estoy consciente de que no tocaré ni una ínfima parte del problema y por eso invito a los que estén leyendo el libro en el sitio web a que den sus argumentos o demostraciones en la caja de opinión de Facebook colocada al final de esta página.

El sol y la Tierra, los planetas y todo lo demás

El Sol según la magnífica enciclopedia online libre Wikipedia tiene tal masa que representa el 99,86% de la masa de todos los planetas, sus lunas, los asteroides que son millones, los cometas y el polvo del espacio. Observen que Júpiter, el de mayor concentración en este aspecto se calcula en 2,48 veces la suma de las masas de todos los demás planetas juntos.

Según Google puede necesitaríamos 1 400 Tierras para cubrir el tamaño de Júpiter, y aunque hay planetas más pequeños que el nuestro quiero que mediten en el hecho de que dentro del sistema solar hay entidades bajo la misma categoría que nos hacen tan pequeño como la cagadita del pájaro en la hoja de un árbol. Luego de ese 0.04 % que representa toda la masa que gira alrededor del sol nosotros ¿qué somos como paneta? ¿Acaso un botecito en la mar océana? ¿Una hormiga flotando en un estanque?

El tamaño y la masa de la Tierra no son cualidades para que no sintamos orgullosos de nuestra casa común. Podemos imaginarnos que si hay el más mínimo error o casualidad que desviara nuestra órbita y empezáramos a errar por el espacio seríamos fácilmente engullidos por Júpiter al caer bajo su atracción gravitacional. No digo que esto vaya a suceder porque las cosas del equilibrio del sistema solar parecen muy estables a pesar de que de vez en cuando cae algún pedrusco sideral por ahí o se queman en la atmósfera.

La tierra es pequeña aunque parezca grande

Hace un pequeño poquito de años nuestros tatarabuelos europeos creían que viajando hacia el oeste por el Mar Atlántico caerían en abismos insondables para nunca jamás poder regresar a casa. Muy pocos se atrevían a pensar que la Tierra era redonda como una naranja. Para esa fecha se habían creado las grandes religiones desde mucho más de mil años atrás, habían surgido miles de guerras, había una ética consolidada, leyes, reyes y sacerdotes y brujas.

Después del descubrimiento del Nuevo Mundo, su conquista y la occidentalización de grandes espacios geográficos fue por algún tiempo muy difícil darle a vuelta al mundo. En su primer intento hecho por España, que para esa época era verdaderamente progresista y no de palaras vacías como ahora, involucró cinco naves y 239 hombres. Comandaba la expedición Fernando de Magallanes. Heroicos, aunque a veces rebeldes, lucharon contra las inclemencias del tiempo, la distancia, el hambre y la agresividad de la gente con la que se encontraban. Sólo 18 regresaron al mando de Elcano, pues Magallanes murió, y una sola nave. Uno 17 sobrevivientes más lograron llegar a España tiempo después. Habían sido prisioneros y una de las naves tomó ruta distinta. El viaje duró casi tres años y costó casi doscientas vidas, pero se demostró que Aristóteles tenía razón y la Tierra era esférica.

Para esa época que todavía es cercana el darle la vuelta al mundo era costoso y lo siguió siendo por muchos años. Eso no quería decir que la Tierra era muy grande, sino que la tecnología todavía no era suficiente y que las cosas de los viajes eran desconocidas. Hoy muchos aventureros con la mochila al hombro le dan la vuelta a la Tierra de barco en barco, así como cicloviajeros también lo hacen por tierra en sus caballitos de acero. Si la pequeña hormiga puede darle la vuelta a la cascarita de nuez que viaja en el espacio entonces no es tan grande.