Pantalones de mujer

11.07.2021

Al principio y hace muchos años en la estepa oriental y el Asia Central tanto los hombres como las mujeres llevaban pantalones o lo que era su semejante en aquellos tiempos. Las calzas de algunos pueblos fueron tomadas por los romanos y con el tiempo pasaron a ser parte de la indumentaria militar pues en ese aspecto eran superiores a las que usaban las legiones.

Por muchos siglos se uso poco el pantalón y siempre en occidente lo hicieron los varones ya que se le atribuyó una identificación masculina. De esta manera en los tiempos modernos hace relativamente poco que las mujeres usan pantalones. La cuestión fue codificada en ley o había leyes que permitían interpretarlo así en muchos países incluyendo los más modernos y poderosos.

Casos excepcionales hay como en todas las cosas de este mundo; a veces por razones laborales, ya fuera porque a las mujeres le estaba prohibida cierta profesión u oficio o porque ganaran menos. El desafío comenzó también hace relativamente poco, más bien en Estados Unidos, donde está mejor documentado el asunto. Algunas mujeres activistas se pusieron pantalones y fueron reprimidas repetidas veces.

Algunas de las leyes que prohibían a las mujeres usar esta prenda sobrevivieron tanto como en Detroit, Michigan y Miami hasta 1950 y Cincinnati en 1974 en las que se aprobaron nuevas leyes coercitivas.

En la ciudad de Boston se usó la ley contra la vagancia para arrestar a Emma Snodgrass y Harriet French en 1852. Snodgrass sería arrestada nuevamente en Cleveland en 1853, y French sería arrestada nuevamente en Nueva York en 1856.

French rompió con la costumbre para buscar oportunidades de trabajo ya que sólo estaban abiertas para los hombres y así lo declaró a un importante periódico de la época. También lo justificó así Westbrook ya que podía ganar 20 dólares por semana con su disfraz y como vendedora en una tienda de moda sólo alcanzaba siete.

Cuando en 1890 se tomó auge el ciclismo entre el público femenino se puso de moda e bombacho por encima de la falda pero muy pronto perdió aceptación prefiriéndose una falda corta que hacia su entrada en la moda, eso sí acompañada de medias largas. Las leyes en algunos lugares se flexibilizaron para dar lugar a la mujer ciclista.

La primera mujer en Puerto Rico en usar pantalones en púbico fue la líder sindical Luisa Capetillo. Por esta causa fue enviada a la cárcel, aunque posteriormente el juez le retiró los cargos. Esto sucedía tan sólo en el año 1919.

Pero ocho años antes el modisto Paul Poiret presentaba los primeros pantalones para mujeres que eran unos bombachos turcos que podían ser usados con blusa y chaqueta larga.

En la década de los treinta del siglo pasado fue Eleanor Roosevelt la primera dama de Estados Unidos en usar pantalones en público. En 1969 Charlotte Reid fue la primera mujer en usar pantalones en el Congreso de Estados Unidos. En 1972, Pat Nixon fue la primera dama de Estados Unidos en posar con pantalones en una revista nacional. Hillary Clinton fue la primera mujer en llevar pantalones en su retrato oficial de primera dama de los Estados Unidos.

Todavía hay lugares en los cuales no pueden entrar las mujeres con pantalones y aunque la mayoría de las iglesias han flexibilizado sus posturas se sigue prohibiendo en algunas de ellas.