Orquesta sinfónica

18.07.2021

La sinfónica es una orquesta que tiene instrumentos sinfónicos, que son aquellos como el viento madera, viento metal, percusión y cuerda. Por lo general tiene más de ochenta músicos y solo en pocos casos llega a tener más de cien. El número de músicos en una interpretación puede variar según la obra. El término orquesta proviene del latín y era la palabra que se usaba dentro del escenario para el coro y que literalmente significa para bailar.

Viena y Mannheim fueron las ciudades donde nació la nueva sonoridad de la orquesta. En la ciudad alemana de Mannheim el principal director fue Johann Stamitz. Allí se formó un grupo de músicos disciplinado y con lo necesario desde el punto de vista material. Su orquesta fue muy conocida por los detalles de fraseo y la utilización de creciendo y disminuyendo que sin ser un invento de ellos se le nombró como de Mannheim.

Composición de la orquesta

La orquesta sinfónica típica tiene cuatro grupos de instrumentos musicales similares, que casi siempre aparecen en la partitura según el orden siguiente:

Cuerdas: Entre 22 y 30 violines o más divididos en dos secciones, primeros y segundos, de 8 a 12 violas o más, de 8 a 12 violonchelos o más y de 5 a 8 contrabajos o más. Si por razones de la obra fuera necesario también se incluiría el arpa y el piano.

Viento madera: 1 flautín, 2 flautas, 2 oboes, 1 corno inglés, 2 clarinetes y 2 fagots. En algunas obras se incluyen 1 clarinete bajo o 1 contrafagot, y en algunas obras saxofones.

Viento metal: de 2 a 5 trompetas, de 2 a 6 trompas, 2 o 3 trombones tenores y 1 o 2 trombones bajos y una tuba.

Percusión: Esto varía dependiendo de la obra, el principal instrumento son los timbales. Podemos encontrar otros como la caja, la marimba, los platillos, el gong o el triángulo entre muchos otros.

La organización posicional de los instrumentos está normada, aunque ha variado con el tiempo. Los instrumentos de cuerda van al frente desde los más agudos hasta los más graves. Continúan hacia atrás los instrumentos de viento estando más delante los de madera y posteriormente los de metal. La percusión y el piando son los últimos de atrás.

Aunque en el día de hoy no podemos imaginarnos una orquesta sinfónica sin director este personaje que ahora es fundamental apareció por primera vez en el siglo XIX. Antes el liderazgo caía sobre uno de los músicos que era generalmente era el primer violinista, el clavecinista u organista quien dirigía.