Música académica contemporánea

19.07.2021

La música académica contemporánea no es lo mismo que decirlo simplemente sin agregar la palabra referida a la academia. Muchos consideran sus inicios a partir de los años setenta, pero otros lo contradicen y llevan la fecha hasta la muerte de Anton Webern y el final de la Segunda Guerra Mundial en el 1945. También se discute si el término se debe aplicar a la música de vanguardia o a cualquier estilo.

Para incursionar en el aspecto conceptual de la música clásica contemporánea debemos tener en cuenta un grupo de conceptos que enumero a continuación: movimiento moderno, postmodernismo, poliestilismo, conceptualismo, posminimalismo, música electrónica, neorromanticismo, espectralismo, neotonalismo, nueva simplicidad, libre improvisación, nueva complejidad, arte sonoro.

Complejo ¿verdad? Cierto, pero debemos tener en cuenta de que se trata de una música de alto vuelo conceptual e interpretativo.

Los creadores musicales e intérpretes de movimiento moderno que fueron significativos todavía están vivos o han muerto hace muy poco. Podemos mencionar a Elliott Carter y Lukas Foss. Muchos creadores profesionales y otros aficionados continúan con nuevas propuestas que reflejan ideas novedosas del modernismo.

Ya no se trata en muchos casos de discusiones teórico-conceptuales sino de ordenar el conjunto de obras con suficientes valores para que puedan clasificarse en el repertorio del modernismo.

El lenguaje de la música moderna académica penetra en ocasiones a otro tipo de música porque su estructura no ha podido conquistar las grandes masas, pero no deja de ser tentador para los compositores. En las películas se mezclan constantemente secciones enteras de música modernista.

Entre los músicos de la corriente modernista más destacados podemos mencionar a Luis de Pablo, Wolfgang Rihm, Harrison Birtwistle, Alexander Goehr, Magnus Lindberg, Gunther Schuller o Kaija Saariaho, Leo Brouwer, Germán Barahona entre otros.

Otra cosa es el posmodernismo que tiene una fuerte presencia en la música contemporánea. Generalmente se identifican con la palabra "nuevo'. Los medios que se han mejorado y multiplicado en estos tiempos, empezando por los países industrializados y globalizándose poco a poco, expresan una realidad dominante del posmodernismo que establece liderazgo.

El eclecticismo para muchos y para otros polielitismo se refiere al uso de múltiples estilos o técnicas musicales, dígase también diversos paradigmas, en una misma obra que comenzó a finales del siglo XX y continúa dentro de los 21 años del presente siglo. Sin embargo, un verdadero polielitismo no mezcla los estilos arbitraria y pasivamente, sino que fusiona de manera creativa los estilos para dar lugar a una nueva sonoridad. El modo es coherente, deliberado y con un nuevo resultado que puede definirse como singular. Son representativos los trabajos que se han hecho con el flamenco y el jazz.

A continuación menciono algunos creadores y músicos que pueden clasificarse como polielitistas: Mauricio Sotelo, Lera Auerbach, Luciano Berio, William Bolcom, Roberto Carnevale, Sofia Gubaidulina, Hans Werner Henze, Raúl Ferrero, George Rochberg, Arturo Rodas, Magaly Ruiz, Frederic Rzewski, Alfred Schnittke, Valentín Silvestrov, Frank Zappa, John Zorn, Jorge Calleja, José Quezada Macchiavello y Miguel Oblitas Bustamante.

Lo conceptual en el modernismo es quizás lo que más se presta a la polémica en la música moderna. De hecho, puede hasta en ocasiones seguir siendo arte y dejar el halo de que no es totalmente música, pero está relacionado y dentro del mundo musical. El movimiento conceptual empieza por Marcel Duchamp con su acto del famoso urinario.

Se considera una obra conceptual el acto de la 4' 33", John Cage, 1952. Se trataba de sólo silencio durante el tiempo que estuvo al piano David Tudor quien se sentó durante 4 minutos y 33 segundos sin tocar una sola nota.