Las cosas divinas del amor (episodio 41)

17.01.2021

Jesús Almansa había tenido algunas relaciones sexuales furtivas con mujeres adultas y pagando algunas monedas, pero cuando María de Fernandina lo amó esa noche y las hamacas crujieron se dio cuenta que esta mujer era demás de extraordinariamente bella enormemente entregada en cuerpo a su esposo, como si el sexo fuera parte estrecha de la felicidad. No podía explicarse cómo una mujer que ayer era virgen hoy fuera una experta en hacer el amor. Toda llena de entrega, nada prejuicio y ambos quedaron exhaustivamente satisfechos. El doctrinero acercó la tea de cuaba donde reposaba su mujer desnuda, plena de dicha, y la luz resplandeció la belleza de su fémina como si fuera una pintura animada.

Oró dándole gracias a Dios por tanta felicidad inmerecida. Ahora debía meditar sobre este proyecto, pues no era solamente el doctrinero, sino que había formado una familia; era parte de la tribu. Este pensamiento fluía con facilidad en él, para quien eran fáciles las cosas positivas si estaban relacionadas con el ideal cristiano. Era algo así como un soñador responsable. En él germinaba como en tierra fértil la semilla del amor en general y ahora era el momento de que creciera la del amor de pareja. Volvió a acercar la tea a la hamaca de la muchacha y sintió otra vez el gozo de tener una compañera tan bella.

Le hubiese gustado decirle tantas cosas que afloraban a su corazón, pero ella no comprendía el castellano. Total, no importa, ella está dormida, pero se lo diré, quizás Dios se lo traduzca en sueño: "Te amaré y te cuidaré toda la vida, tendremos muchos hijos morenitos de ojos azules que correrán tras las mariposas en primavera. Seré un esposo fiel hasta la muerte, siempre estaré a tu lado"

Seguía hablando y diciéndole todas las cosas tiernas que se le ocurrían sin pensarlas y la miraba a la luz de la tea. Primero los ojos le temblaron, luego se movió en la hamaca para reír un poco y seguir durmiendo con una leve sonrisa. Jesús interpretó que su petición había sido cumplida y de rodilla volvió a dar gracias al Creador en una oración.

Me gustaría que leyera esta novela de amor y aventura que escribo para ti. He puesto todo mi amor y horas de dedicación pero acepto las criticas o agradezco cualquier otra opinión que puedas escribir en la caja de opiniones que se encuentra más abajo.

Mi nombre es Nelson Estévez y apoyo a este sitio web por eso te hago la invitación a que ayudes a subvencionar a este proyecto. Una manera de ayudar a recaudar los fondos para que Imperio Xnaty lo use para promover escritores jóvenes en los países del sur es haciendo una donación. Si te fuera posible haz clic en esta estrella:

Algunos lectores también visitaron las páginas siguientes