Instrucción sexual prematrimonial en la Sagrada Tribu (episodio 39)

19.01.2021

Siguiendo la costumbre en la Sagrada Tribu comenzaron intensivamente los preparativos para las novias que se iban a casar. Una honorable anciana se hizo cargo de la instrucción sexual prematrimonial. Como había enseñado el padre Almansa, las relaciones sexuales eran un regalo de Dios y dentro del matrimonio debían disfrutarse al máximo. La instructora era muy locuaz; directamente y sin prejuicios les enseñaba poses y como debían menear las caderas cuando el joven la penetrara. También le enseñaba el secreto de darle una jícara de chocolate al hombre media hora antes de acostarse, el jengibre hervido según la proporción y los huevos de torcaza, según los días de la semana y según el comportamiento de la demanda sexual de la muchacha.

Todo lo que podía hacer al hombre más potente en su accionar sexual era conocido por esta señora experta en preparar a las novias, hasta la forma de hacer los gemidos según como el novio estuviera actuando: unos sollozos eran por si tardaba mucho y ella estaba desconcentrada, otros eran por si el marido no tenía ese día el suficiente fuego y era necesario estimularlo. También había suspiros para llamar al propio orgasmo de la muchacha. La maestra le explicó que el orgasmo era como una catarata de estrellas que se descargaba en unos segundos y llenaba de felicidad a la joven.

Un tema que la instructora tomó como lección especial era el pecado de la desnudez. Le decía que si la mujer posaba desnuda mucho tiempo frente al marido éste iba perdiendo el deseo. Que la desnudez era pecado hasta para los que se acostaban juntos. Por tanto solamente una vez cada luna llena la joven podía mostrarse totalmente desnuda al esposo teniendo sexo de día. El resto de los días debía hacerse en la oscuridad de la noche. Finalmente las conminó a disfrutar plenamente de las relaciones íntimas pues todo se acaba en este mundo... hasta que llegara el Mesías. Para demostrárselo hizo que miraran su destartalada anatomía y les confesó que el marido de ella por más chocolate y jengibre que le diera la penetraba solamente una vez al año y ella estaba agradecida de Dios pues en su juventud la penetraba hasta tres veces en una noche.

También las novias fueron con las tejedoras las cuales le tomaron las medidas para hacerles las ropas especiales que vestirían para el día del matrimonio tanto en la ceremonia como para la hora de ir a acostarse con su marido. Otras eran para el ajuar normal de cualquier joven que se une en matrimonio. En la sagrada tribu se había aprendido a hacer hilos de diferentes colores y también tenían colorantes para algunas ropas que se hacían en puro algodón y luego se teñían.

Como que las jóvenes por convivir en la familia sabían cuáles eran los deberes de las esposas en la división social del trabajo en la comunidad este tema se pasaba por alto, pero se insistía en que la esposa debe ser considerada con el esposo y realizar todos sus deberes. Se les daba clases acerca del cuidado de los niños y esto iba desde como amamantar hasta la instrucción moral.

La parte final era el día de ayuno y oración para limpiar el cuerpo para que estuviera listo para procrear y que los hijos fueran fuertes y sanos. Lo hacían en aposentos separados de la iglesia y se les respetaba la intimidad con Dios. 

Me gustaría que leyera esta novela de amor y aventura que escribo para ti. He puesto todo mi amor y horas de dedicación pero acepto las criticas o agradezco cualquier otra opinión que puedas escribir en la caja de opiniones que se encuentra más abajo.

Mi nombre es Nelson Estévez y apoyo a este sitio web por eso te hago la invitación a que ayudes a subvencionar a este proyecto. Una manera de ayudar a recaudar los fondos para que Imperio Xnaty lo use para promover escritores jóvenes en los países del sur es haciendo una donación. Si te fuera posible haz clic en esta estrella: