Generalidades para curar el acné

30.05.2021

El acné, (a veces se refieren a acné común o vulgar) pueden ser grano, quistes y manchas en la cara, pecho, espalda y menos común en las extremidades. Se trata de una enfermedad crónica infamatoria que en la juventud está relacionada con los cambios hormonales.

Generalmente se entiende que las glándulas secretan demasiado cebo obstruyendo los poros de la piel dando lugar a lesiones que por su desarrollo o forma pueden ser llamados comedones, pápulas, pústulas, nódulos y cicatrices. Los cosméticos, el estrés, la constitución genética y algunos medicamentos también pueden causar el acné.

Siendo una enfermedad conocida, frecuente y muy antigua existen numerosos remedios populares y tradicionales pero si no hay una respuesta al autotratamiento el paciente debe acudir al médico.

Clasificación:

En la literatura científica del acné hay numerosas propuestas de clasificaciones, incluyendo algunas muy sofisticadas y las que cuentan con respaldo fotográfico, sin embargo, para el uso popular se puede usar una escala de cinco grados:

Acné leve o grado 1: los comedones son menos de 5 en una mitad de la cara. Puede haber pápulas y pústulas, aunque pequeñas y pocas, que no sobrepasan el número de diez.

(Haz clic aquí) Milagros para el acné 

Acné moderado o grado 2: entre 6 y 20 lesiones inflamatorias en una mitad de la cara. Las pápulas, pústulas y comedones pueden llegar desde 10 a 40. En estos casos puede haber infecciones en el pecho y la espalda.

Acné severo o grado 3: entre 21 y 50 lesiones en una mitad de la cara. Puede haber numerosas pápulas y pústulas, normalmente con lesiones nodulares infiltrantes y profundas llegando ente 40 y 100. Se extienden además de la cara, al torso y espalda.

Acné muy severo o grado 4: más de 50 lesiones en una mitad de la cara. Se consideran en esta clasificación el acné noduloquístico y el acné conglobata caracterizado por muchas lesiones nodulares grandes, dolorosas y lesiones pustulosas, junto con muchas pequeñas pápulas, pústulas y comedones.

Tipos de lesiones de acné

A su vez las lesiones que produce el acné clínicamente pueden clasificarse de esta manera:

1. Acné comedón o comedoniano (leve): En este tipo sólo aparece la seborrea de la piel con numerosos comedones.

2. Acné papuloso: Comedones en abundancia y muchos de ellos inflamados. No hay lesiones con pus o son muy pocas y esporádicas.

3. Acné atrófico: Cuando es muy intenso y evoluciona dejando cicatrices.

4. Acné conglobata (Conglobato quiere decir pelotas o masas redondas): Se caracteriza por la presencia de numerosos comedones de gran tamaño que y grandes abscesos con fístulas, así como, quistes y nódulos inflamatorios.

5. Acné quístico: Es la forma más grave con comedones, pápulas y pústulas y, especialmente, nódulos inflamatorios, abscesos dolorosos indurados y quistes con costras ocasionales con sangre.

6. Acné queloideo: Se caracteriza porque las cicatrices residuales se engrosan formando queloides. Es más frecuente en las razas negra y oriental.

(Haz clic aquí) Várices nunca más 

El acné en el mundo

Es una enfermedad mundial muy extendida. La mayor frecuencia se encuentra en los individuos jóvenes entre 14 y 24 años. La ciencia la clasifica como la enfermedad más común de los jóvenes. Después de los 20 años prevalece más en mujeres que hombres. Los estudios estadísticos dicen que un 36,5% de los casos comienza en la adolescencia.

Hablemos con más detalles de las causas del acné

No hay un conocimiento claro y final para la ciencia en cuando a la etiología de esta enfermedad, aunque sí está claro de que es parcialmente hereditario. Esto trae como consecuencias de que todavía está sin resolver definitivamente el problema de por qué unos lo padecen y otros no.

Estos son los factores que las investigaciones médicas han establecido:

1. Aumento de producción de sebo e hiperplasia de la glándula sebácea. ​Se refiere a que el número de células aumenta, pero son normales (no cancerosas) cuando se miran en el microscopio.

2. Descamación anormal de los queratinocitos, o sea que el despellejamiento o muda de la piel que es un proceso normal aquí transcurre de manera no correcta.

3. Presencia de Propionibacterium acnés, que es una bacteria de la flora bacteria de la piel, del tipo Gram-positivo, por su forma un bacilo. Por no necesitar oxígeno para vivir se dice que es anaerobia.

4. Inflamación.

5. La actividad hormonal, como los ciclos menstruales en la pubertad.

6. Estrechamiento del canal folicular, esto es, Cada poro en la superficie de la piel es una abertura a un canal denominado folículo. El folículo también contiene un cabello y una glándula sebácea. La retención de agua por cierre del folículo ha sido señalada como causa muy importante.

7. Estrés, impulsado por las descargas de las glándulas suprarrenales. Estas glándulas están en la parte superior de cada riñón y son muy importantes en la regulación de muchos procesos en el organismo. Ellas pueden tener demasiada o muy poca actividad cuando no están funcionando bien. Al descargar sus hormonas pueden convertirse en estresantes en determinadas circunstancias.

8. La exposición a altos niveles de compuestos de cloro. Aquí es un punto muy importante que deben tener aquellas personas que se dedican a la limpieza e higienización ya sea profesionalmente o como amas de casa.

¡Atención adultos!

El acné típico o también llamado vulgaris es común de la pubertad, o sea, cuando el ser humano está desarrollándose sexualmente, cosa que suele suceder en la llamada etapa de adolescencia, a partir de los 11 años, variando un poquito de un país a otro, debido a que puede haber condiciones determinadas socialmente.

El desarrollo del acne vulgaris es común en la pubertad. En adultos es más frecuente padecer rosácea, la cual puede tener aspecto similar. El verdadero acne vulgaris en adultos de mayor edad, puede ser característico de una condición subyacente como el embarazo y trastornos tales como el síndrome de ovarios poliquísticos o el raro síndrome de Cushing.

El síndrome del ovario poliquístico (SOP) es una afección en la cual una mujer tiene niveles muy elevados de hormonas (andrógenos). Debe ser diagnosticado por un profesional de la medicina con conocimientos y prácticas en el asunto.

El raro y muy poco frecuente síndrome de Cushing se manifiesta cuando el cuerpo está expuesto a altos niveles de la hormona cortisol durante mucho tiempo. Si no has recibido un tratamiento de con corticoesteroides orales no debes preocuparte, aunque, la enfermedad también puede producirse cuando el cuerpo genera demasiado cortisol por sí solo. Esta enfermedad sólo puede ser diagnosticada por un profesional de la medicina calificado y con suficiente práctica en el asunto.

Algunas relaciones de las hormonas con el acné

La atención de los investigadores médicos ha estado bastante concentrada en la sobreproducción de seborrea como consecuencia de las hormonas. Por esta causa se han asociado algunas hormonas con las causas de acné. Digamos de paso a los lectores, que una asociación científica no es lo mismo que una conclusión y por tanto se trata siempre de posibilidades que necesitan de investigaciones más precisas. De manera general se comportan así:

Andrógenos. Son los principales reguladores de la producción sebácea.

La testosterona.

La dihidrotestosterona (DHT).

El sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEAS).

Progesterona. Inhibe la 5-alfa reductasa, que se requiere para convertir la testosterona en la más potente dihidrotestosterona.

Estrógenos. Reducen el tamaño de las glándulas sebáceas y disminuyen la producción de sebo.

La insulina y el factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-I). La insulina estimula el crecimiento de las glándulas sebáceas.

Hormona liberadora de hormona adrenocorticotropa. Se convierte en proopiomelanocortina en la pituitaria anterior. Induce la lipogénesis en las glándulas sebáceas. La lipogénesis es la reacción bioquímica por la cual son sintetizados los ácidos grasos de cadena larga esterificados (unidos con el glicerol) para formar triglicéridos o grasas de reserva.

Melanocortinas. Son productos de la metabolización de la propiomelanocortina y estimulan las glándulas sebáceas

Glucocorticoides, que son hormonas de la familia de los corticosteroides que participan en la regulación del metabolismo de carbohidratos favoreciendo la gluconeogénesis y la glucogenólisis; poseen además actividad inmunosupresora. Su acción reguladora se extiende también al metabolismo intermedio de grasas y proteínas.

Hormonas de la hipófisis que produce seis hormonas importantes: 1) prolactina (PRL, prolactin), 2) hormona del crecimiento (GH, growth hormone), 3) hormona adrenocorticotrópica (ACTH, adrenocorticotropic hormone), 4) hormona luteinizante (LH, luteinizing hormone), 5) hormona foliculoestimulante (FSH, follicle-stimulating hormone).

Hormona adrenocorticotropa. Estimulante de la producción de sebo.

Hormona de crecimiento.

Hormona luteinizante que es lo mismo que luteoestimulante o lutropina. Es una hormona gonadotrópica de naturaleza glucoproteica que, al igual que la hormona foliculoestimulante o FSH, es producida por el lóbulo anterior de la hipófisis o glándula pituitaria.​ En el hombre es la hormona que regula la secreción de testosterona, actuando sobre las células de Leydig en los testículos; y en la mujer controla la maduración de los folículos, la ovulación, la iniciación del cuerpo lúteo y la secreción de progesterona. ​ La LH estimula la ovulación femenina y la producción de testosterona masculina.

Prolactina que es una hormona proteica secretada por células lactotropas de la parte anterior de la hipófisis, la adenohipófisis, que estimula la producción de leche en las glándulas mamarias y la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo.

Adicionalmente, se ha demostrado que la piel propensa al acné es resistente a la insulina. La resistencia a la insulina se produce cuando las células de los músculos, grasa e hígado no responden bien a la insulina y no pueden absorber la glucosa de la sangre fácilmente. Como resultado, el páncreas produce más insulina para ayudar a que la glucosa entre a las células.

La psiquis y el acné

Como que el acné afecta principalmente la cara y esta es la parte con la cual más interaccionamos socialmente mediante la comunicación pues es causa de malestares emocionales en los jóvenes que la padecen. La estética facial es altamente valorara.

Los jóvenes con acné pueden ser victimas de burlas y otras agresiones producto de la incultura de la comunidad, de ahí muchos puedan tener la autoestima baja y hasta lleguen a la depresión.

En algunos casos se debe valorar si el paciente con acné necesite de la orientación psicológica de un profesional.

Creencias populares y pruebas médicas

Siendo el acné tan antiguo y de conocimiento de la mayor parte de la humanidad es razonable que existan numerosas opiniones populares acerca de las posibles causas y diversos remedios tradicionales.

La mayoría de las asociaciones que nos han llegado por la cultura no han podido ser comprobadas estrictamente por la ciencia médica. Hay numerosas creencias acerca de la alimentación sin resultados en las investigaciones. Sin embargo, dado que tampoco está totalmente aclarado el conjunto de causas, no es descabellado que el paciente experimente sustituyendo diferentes alimentos.

El único factor alimenticio que ha convencido a la ciencia médica de que es detonante o agravante del acné es el exceso de glucosa. Las personas con esta enfermedad deberían regular la ingesta de azúcar hasta el mínimo posible.

El aspecto higiénico de la piel de la cara queda descartado que no es causa fundamental del acné y algunos médicos aconsejan que no debe someterse esa parte de la piel a exagerados lavados en números e intensidad. Las razones son que las bacterias que se hacen fuerte aquí no son patógenas necesariamente y son partes de la flora normal de la piel.

Consejos de la medicina popular y tradicional china

Debes usar jabón para niños para lavarte la cara. Debes lavarte dos veces al día, no más. Usa una palangana y haz mucha espuma. Usa esta espuma para lavarte durante un minuto.

Usa agua cliente a la máxima temperatura que puedas (sé razonable y no te vayas a quemar) durante veinte segundos. Date unas suaves palmadas en la cara. He dicho suave.

Después vuelve a enjuagarte, pero con agua templada. Repite el ciclo de agua caliente y templada tres veces.

Con una toalla presiona suavemente la cara para que esta absorba el agua. He dicho presionar y no quiere decir frotar.

Mantén una dieta libre de exceso de grasa, especias y frituras. Los chinos piensan que esta dieta aumenta el calor del cuerpo. En su lugar aumenta la cantidad de verduras siendo muy recomendado el pepino crudo, el melón amargo, las setas, el rábano, el apio, los tomates, el tofu, el loto, la sandía y la pera.

Algunas personas pueden desencadenar una reacción alérgica a la leche, los huevos, la piña, los plátanos y los mangos. Si está ingiriendo algunos de ellos prueba a abstenerte por algunos días y observa lo que sucede.

Mantén tus intestinos suaves y fluidos evitando el estreñimiento.

Duerme mucho, sobre todo descansa entre las diez de la noche y las dos de la madrugada. Este es el mejor tiempo para que la piel elimine el exceso de aceite mediante procesos metabólicos naturales.

Qué prohíben los chinos

No manosearte la cara. No reventar las espinillas y granos.

No use maquillaje y si es muy importante usarlo que sea de agua.

Si sudas mucho no te laves la cara con agua fría y espera un tiempo prudencial antes de entrar a un aire acondicionado.

No postres, no tabaco, tampoco cremas o azúcar. Evita los derivados de la leche.

Evita los disgustos emocionales. Haz ejercicios psicológicos, como el entrenamiento autógeno, la autohipnosis, la lectura terapia, oír música relajante o clásica y la meditación.

Remedios populares chinos

Número 1

Antes de acostarte lávate la cara con agua donde hay disuelta poca miel. Los chinos hablan de tres gotas. Masajea con sumo cuidado y extrema suavidad los granos. Deja un lapso prudencial para que la piel absorba la miel y luego lávate con agua limpia templada.

Número 2. Mascarillas

Las mascarillas primero deben probarse en otra parte de la piel y si se tiene una reacción alérgica no las usarás en la cara.

A. Muele 15 miligramos de semillas de naranja. Mézclala con una cara el huevo y haz una pasta. Aplícala durante cuarenta minutos y posteriormente lávate la cara con agua templada.

B. Con un tomate maduro triturado y una cucharadita de polvo de roble haz una pasta y aplícala a la cara. Cuando la mascarilla se haya quitado quítala lavándola con agua.

C. Toma varias pastillas de vitamina B6 y tritúrala hasta hacerla un polvo fino. Aplícala sobre la piel de la cara incluyendo toda la zona lesionada durante cuarenta minutos y luego lava con agua corriente templada. Hazlo una vez al día.

D. Esto lo puede hacer con limón o con aloe vera (uno de los dos) pero ten cuidado de una reacción adversa. Pruébalo primero en otra zona. Lo que debes realizar es sólo masajear y frotar con sumo cuidado.

Platillos que son remedios para el acné

1. Sopa de polenta

Toma 60 gramos de polenta china y una cucharilla de azúcar y haz una sopa con ello añadiendo tres tasas de agua. Bebe una ración diaria durante dos semanas.

2. Zumo de vegetales

Necesitarás 90 gramos de apio, 1 tomate, 1 pera asiática, y un cuarto de limón. Retira el centro de la pera y pon todos los ingredientes en una batidora. Bebe este zumo una vez al día durante dos semanas.

3. Sopa de soja verde y azucena

En la tienda china de comestibles compra bulbos de azucena y toma 30 gramos. Añade 30 gramos de soja verde y 8 gramos de azúcar. Pon las alubias de soja en remojo durante la noche. Luego hierbe los productos a fuego lento hasta que estén blandos. Añade el azúcar y bebe la sopa. Prepara cada día y toma una diaria por dos semanas.

Hierbas chinas

En las tiendas de hierbas chinas puedes comprar la Acne Getaway 101E y seguir las instrucciones que vienen en el recipiente.  

Documentos consultados en línea

Documentos físicos

Lihua Wang, L. Ac. 1001 remedios de medicina china. La sabiduría tradicional puesta al servicio de la curación. Ediciones Robinbook, 2009

Lihua Wang, L. Ac. Medicina china casera. Amazon

Ver más libros de la autora