Después de 500 años ahora están más cerca del Mesías (episodio 47)

11.01.2021

Ahora avanzaban guiándose por el sol y según la orientación que le había dado Gabriel desde el avión. Tres días tardaron hasta tomar el otro arroyo. Subir por los vericuetos era el próximo desafío. A veces se colgaban de bejucos para escalar algún precipicio. Casi siempre tenían que abrirse paso apartando ramas. Sólo quienes se creen tocados por los ángeles puede hacer un sacrificio así.

Cuando el cansancio era mucho, o cuando algo indicaba que los gatos pudieran estar cerca, el apóstol Pedro invitaba a orar y la moral de los tres se levantaba. Había algo en ellos que los hacía superior a los seres humanos que acostumbramos a ver todos los días. Ellos eran invencibles porque tenían el espíritu santo en su sangre. Eran conscientes de que también tenían el espíritu de la selva, absorbido durante muchas generaciones viviendo en contacto directo con los animales y las plantas en una naturaleza de la que no superaban, sino, apenas la mantenían a raya. Pero su fe ahora les hacía levantarse sobre los obstáculos que ella les planteaba. A mayores sacrificios más ganas tenían de alcanzar el objetivo.

Hacía casi quinientos años desde que el Padre Almansa les dijo que huyeran de los españoles hasta que el Mesías llegara y ahora estaban a punto de encontrarlo por medio de un ángel que había visto en ellos gracias ¿Qué podía detener a gente de tanta fe en las promesas del Salvador?

Como estudioso de Las Sagradas Escrituras Pedro se había adentrado en buscar referencias del Arcángel Gabriel en el Nuevo Testamento, pero creía que las viejas escrituras que estaban en la Biblia de Almansa en latín, las cuales guardaban celosamente en un baúl de cedro, pudieran explicarlo mejor. Pero ahora podría preguntarle cara a cara acerca de todas las proezas cumpliendo los mandamientos de Dios. Una de las cosas que más le preocupaba era saber por qué estaba distanciado de Cristo. Para los miembros de la sagrada tribu los ángeles eran sólo seres con cuerpo humano que volaban, pero no se los representaban con alas. No solían pintar a los seres divinos, aunque no había una prohibición del hecho. 

Me gustaría que leyera esta novela de amor y aventura que escribo para ti. He puesto todo mi amor y horas de dedicación pero acepto las criticas o agradezco cualquier otra opinión que puedas escribir en la caja de opiniones que se encuentra más abajo.

Mi nombre es Nelson Estévez y apoyo a este sitio web por eso te hago la invitación a que ayudes a subvencionar a este proyecto. Una manera de ayudar a recaudar los fondos para que Imperio Xnaty lo use para promover escritores jóvenes en los países del sur es haciendo una donación. Si te fuera posible haz clic en esta estrella:

Muy pronto publicaremos el próximo episodio. Llena el siguiente formulario para avisarte: