Como fue el día más terrible para el niño Ángel Gabriel (episodio 19)

14.02.2021

Fueron muy importantes las lecciones que la madre le dio a Ángel Gabriel. Cuando ya tuvo Internet estas se ampliaron al conocimiento del mundo. Ella le impartió clases de geografía de Colombia y después de todo el planeta. Como que la improvisada maestra tenía tanto trabajo le encomendaba largas tareas de estudio y el muchacho fue tomándole gusto y se convirtió en un gran estudiante. Angelina descubrió que tenía vocación para enseñar y a veces en sus pensamientos añoraba tener más alumnos pero en el proyecto no había más mujeres que ella por lo que tampoco habían nacido otros niños a diferencia de la guerrilla donde hasta las propias prisioneras parían.

Ángel era capaz de decir todos los países del mundo, su situación geográfica y hasta las fronteras con sus vecinos. Las capitales eran recitadas al compás de las palmadas. En ocasiones salían de la cocina y Angelina señalaba con el brazo un punto en el horizonte preguntando cuales países quedaban en esa dirección y el niño le decía el primero, el siguiente si lo había y todos los que estuvieran en esa línea imaginaria. A ellos le gustaba esa especie de juego intelectual. De esta manera se demostraban que no estaban solos.

Gracias a esas lecciones cuando Ángel volaba en cada giro era para su mente como si el avión estuviera estático y las ciudades giraran a su alrededor, pero tenía mucho miedo de buscar un aeropuerto y aterrizar allí ahora que se había quedado solo. Fue instruido por el piloto acerca de los peligros de acercarse a ciudades. Era realmente una situación de guerra la que había en el país y podían los militares estar alertas, cometer un error y cortar el vuelo de su aparato. Durante todo su entrenamiento y durante toda su experiencia de aviador siempre habían estado huyendo. Su instructor siempre estaba temeroso y no se lo ocultaba a Gabriel.

Por ahora en cinco meses de soledad se había dedicado a reconocer los alrededores de su dominio selvático y añoraba ir al mar, pero esto representaba cierto riesgo pues no tenía la información que el piloto siempre recibía por si había que hacerle algunas desviaciones a la ruta. A veces añoraba a su maestro. Otras veces pensaba lo peor de él por haberlo dejado solo en aquel vuelo. A pesar de que el piloto realmente lo quería el principal objetivo de su preparación para manejar aquella nave era llegar a algún lugar para comunicarle inmediatamente a la familia que se fueran rápidamente de la casa para un lugar seguro. Para eso él debía estar en tierra y el avión tenía que estar volando.

Cuando se iba a sembrar la droga en el mar el jefe estaba en la oficina siguiendo al avión. Oía el ruido de los motores, podía llamar al piloto aunque nunca lo hacía y recibía una foto de la tierra por donde volaba cada cinco minutos. También los sicarios estaban en guardia en un lugar cercano a la casa del piloto, aunque no podían impedir que las familias salieran de sus casas pues no eran sus prisioneros.

Ese día le dijo a Ángel que piloteara y él haría el sembrado de la cocaína. Ya el niño sabía cómo volar muy bajo en el mar. Ángel vio como él se ponía el paracaídas que en algún lugar estuvo escondido siempre. Cuando la droga estaba toda lanzada al mar el piloto tomó su asiento y preguntó:

- ¿Cuántas veces usted ha hecho el viaje de retorno hasta el aterrizaje piloteando usted solo?

-Ocho veces capitán.

-Pues hoy lo va a hacer una vez más pero va a estar totalmente solo. No tenga miedo. Lo siento por ti pero es la única forma de escaparme.

Ángel Gabriel sabía perfectamente el camino de regreso. Hacía tiempo que no se hacían arreglos a la ruta. Puso al avión rumbo a una montaña que le servía de referencia y de ahí al poblado que entre las montañas era el único que sobrevolaban siempre.

-Sube un poco más -ordenó el piloto comandante.

Luego se paró y fue hacia atrás. En plena tarea de pilotaje Ángel no tuvo tiempo para las fuertes emociones de soledad que adivinaba. Hizo girar al avión en redonda y efectivamente el paracaídas caía lentamente. Ese día cuando aterrizó encontró que se había quedado como único sobreviviente en aquella comarca.. Solo cadáveres o más bien pedazos de seres humanos que alguna vez tuvieron vida fue lo que vio. Era el día de la explosión.

Me gustaría que leyera esta novela de amor y aventura que escribo para ti. He puesto todo mi amor y horas de dedicación pero acepto las criticas o agradezco cualquier otra opinión que puedas escribir en la caja de opiniones que se encuentra más abajo.

Mi nombre es Nelson Estévez y apoyo a este sitio web por eso te hago la invitación a que ayudes a subvencionar a este proyecto. Una manera de ayudar a recaudar los fondos para que Imperio Xnaty lo use para promover escritores jóvenes en los países del sur es haciendo una donación. Si te fuera posible haz clic en esta estrella:

Algunos lectores también visitaron as siguientes páginas

Traje de hombre

Ropa interior de hombre

Camisa

Pantalones