Champú

27.06.2021

El champú es una especie de jabón líquido que se usa para la limpieza y cuidado del pelo o cabello, con ello se logra eliminar la acumulación no deseada de sebo para hacer el pelo más suave y manejable para el peinado o limpio para otros tratamientos.

Fue en el Reino Unido que se usó lo que por primera vez se lamó champú en Europa allá por el año 1759. Un inmigrante de la India llamado Sake Dean Mahomed abrió unos baños de "shampoo" conocidos como Mahomed's Indian Vapour Baths.

Era algo que seguía la línea de los baños turcos, pero se agregaba un tratamiento de champú para los clientes que consistía también en un masaje de cuero cabelludo con intensiones terapéuticas. El señor Mohamed recibió el alto honor de Cirujano de Champú para los reyes Jorge IV y Guillermo IV.

Los peluqueros ingleses hervían jabón en agua y añadían hierbas aromáticas para dar brillo y fragancia al pelo, pero no fue hasta Kasey Hebert que surgiera un producto que fuera semejante al que hoy conocemos. Él vendió su producto con el nombre de Shaempoo en las calles de Londre.

Para aquellos tiempos todavía el jabón y el champú podían confundirse por su parecido. En el año 1930 se introdujo el primer champú artificial sin surfactante. Se trataba de Drene, que no era jabonoso.

El trabajo del champú

El champú se mezcla con la grasa con mayor dificultad que el jabón por lo que elimina menos sebo y arrastra la suciedad. El sebo aunque se impregna de la suciedad juega un papel protector de las estructuras proteínicas del cabello.

No obstante, los mecanismos químicos del jabón y el champú son los mismos. El cabello tiene una superficie que adhiere la grasa pero repele al agua. La grasa no es arrastrada por el agua. El champú y no el jabón crea las condiciones físicas para que la grasa siga cumpliendo su objetivo y se pueda arrastrar la suciedad con el agua.