Ángel Gabriel y el Mesías (episodio 45)

13.01.2021

El Mesías era representado en la imaginación de ángel Gabriel como el supremo ser que venía a calmar los males de la Tierra. A veces pensaba en la tristeza de su madre que fue arrancada de su familia y tuvo que estar hasta la muerte en la selva ya que habían cometido un pecado tremendo con ella. No sabía si Jesús perdonaría el secuestro y a los secuestradores.

En su mente no podía comprender por qué si el Salvador había dicho que amaran al prójimo como así mismo había guerra en el mundo. Satanás sería el culpable ¿pero por qué tanto tiempo para que llegara por última vez a salvar a la humanidad? Esas imágenes que veía de cosas terribles que los hombres se hacían los unos a los otros a veces lo entristecían.

Su casi total tiempo para entender a la humanidad desde la distancia era a la vez motivo para que su inteligencia madurara con rapidez al cuestionarse a la sociedad que conocía solamente por unos rebeldes, unos narcotraficantes y ahora por Internet. Con tantos huecos informativos llenaba los espacios con meditaciones y la imaginación le ponía colores.

Aquel día entró en una página de Estados Unidos donde se solicitaban 19 dólares por cada niño pobre al mes para ser atendidos por una ONG. El video fue conmovedor para él. Un niñito había perdido a su padre y vivía en una choza muy pobre. Fue a los bancos, abrió una cuenta y transfirió dinero, luego colocó una donación que cubría a 100 niños mensualmente por varios años. A partir de ese día recibiría las fotos por correo electrónico de esos pequeños que él ahora cuidaba y eso le ayudaba a sentirse parte de la humanidad. También pensó que a su mamá le hubiera gustado mucho ese hecho. Finalmente cayó en la cuenta de que a Cristo también.

De momento el dinero iba tomando sentido en el joven, aunque nunca lo hubiera tocado. Pudiera decirse que Ángel comenzó a relacionarse con el valor pecuniario por las nubes, quizás tomando un avance de lo que será en un futuro la relación hombre moneda. Poco a poco iba percibiendo las cantidades según los hechos. Ya conocía el valor de muchas cosas y por tanto tenía una representación aproximada de su fortuna. Había algunos cálculos de los posibles gastos de su viaje por el mundo para buscar al Mesías y no representaban mucho con relación a lo que tenía.

Averiguó donde construían embarcaciones adecuadas para surcar el océano y encargó un yate que no era de extraordinario lujo ni tan precario tampoco. Para ello investigó en Internet sobre tipo y costos de estas naves. Investigó sobre las pocas fábricas de dirigibles que había en el Norte y ordenó la construcción de uno capaz de navegar con energía solar. Las conversaciones con los fabricantes se llevaron a cabo por correo electrónicos y posiblemente los ingenieros y negociantes creyeron que se trataba de un multimillonario excéntrico que no usaba el teléfono y que se gastaba tan fuerte suma en tan especial construcción. Fue este medio fónico de comunicación el único que Ángel no logró restablecer.

Cuando Leonor le dijo que quería ser maestra le propuso comprarle una escuela. Esto lo hacía porque la madre cuando le enseñaba le dijo muchas veces que si volviera a nacer daría clases en una escuela. También lo hacía porque era su prima y había aprendido a amarla. También porque de acuerdo con lo que iba interpretando en sus lecturas acerca del Mesías esto le agradaría a Él. Pero la muchacha rechazó la oferta diciéndole que no podía justificar esa cantidad y pensarían que estaba lavando dinero. Entonces Ángel Gabriel estudió el proceso de lavado de monedas todo lo más profundo que pudo en Internet y se dio cuenta que el que poseía estaba lavado hasta cierto punto. Se rio cuando llegó a las conclusiones de su investigación y se dijo a sí mismo que lo único que necesitaba su fortuna era un enjuague.

Fue así como la joven recibió desde una organización sin fines de lucro que él mismo inventó la fuerte suma que le servía para construir una escuela para niños huérfanos, abandonados por sus padres o muy pobres. Después que ella protestó porque enseguida se dio cuenta del origen le dijo que ese dinero no tenía absolutamente ningún problema legal y que él respondía por ello. Fue así como Leonor con su juventud se convirtió en una activista para el rescate de niños con desventajas sociales y de la calle. 

Me gustaría que leyera esta novela de amor y aventura que escribo para ti. He puesto todo mi amor y horas de dedicación pero acepto las criticas o agradezco cualquier otra opinión que puedas escribir en la caja de opiniones que se encuentra más abajo.

Mi nombre es Nelson Estévez y apoyo a este sitio web por eso te hago la invitación a que ayudes a subvencionar a este proyecto. Una manera de ayudar a recaudar los fondos para que Imperio Xnaty lo use para promover escritores jóvenes en los países del sur es haciendo una donación. Si te fuera posible haz clic en esta estrella:

Algunos lectores también visitaron las siguientes páginas

Puedes dar librente tu opinión o puedes compartir este episodio; de esa manera haría que esta página sea más conocida.