Ángel Gabriel recibe la noticia de que le han conseguido novia (episodio 21)

08.02.2021

El apóstol Pedro deseoso de dar la noticia se dirigió a la colina donde estaba el árbol por donde sale el sol donde guardaba el radio y al apretar el botón de llamada era como si el ángel lo hubiese estado esperando:

-Hola Pedro ¿Qué noticias tiene?

-Hoy se ha designado una novia para usted y quiso Dios que la elección cayera en la bella Luz del Este Almansa Cuba que es descendiente del mismo Padre Almansa.

- ¡¿Que me han designado una novia?! -preguntó Ángel con asombro.

-Yo le dije al padre Porfirio que usted me había dicho que necesitaba una mujer y él reunió a todas las doncellas y seleccionaron a la más pura y bella para que fuera su novia.

Ante tamaña sorpresa Ángel Gabriel se quedó callado por un largo rato en una mezcla de asombro y de regocijo por un asunto que su mente no podía digerir de inmediato. De las mismas fuerzas de las contradicciones internas salió el plan como relámpago:

-Quiero verla. Mañana por la mañana llámeme temprano. Un tiempo después de que hablemos quiero que la paren en la plaza que hay en el medio del poblado, después que pase volando que se acueste boca arriba y cuando pase por tercera vez que se acueste boca abajo. Luego espera otro tiempo igual al que tardé en ir a verla y llámame. Si ustedes saben medir las horas son como treinta minutos para llegar.

-Se hará como usted diga. Los apóstoles sabemos medir la hora y tenemos nuestros relojes de sol y de arena.

Desde ese momento Ángel Gabriel no pudo hacer otra cosa que pensar en la situación en que se había metido por decirle a su amigo Pedro que necesitaba una mujer. Cierto que necesitaba a una hembra porque algo pasaba en su cuerpo que se lo decía, aunque una mujer real que no fuera su madre no la veía desde que era muy niño y estaba en la guerrilla.

De momento Ángel repasó todas las conversaciones que había tenido con el Apóstol Pedro y pensó que si eran indios de la selva era probable que no supieran qué era un avión. En algunas de las clases la madre le había hablado de los indios colombianos y él podía repetir en su mente una larga lista de etnias y tribus: andoke, barsana, bora, bara, kawiyari, caraparia, carijoria, cocama, kubeo, kurripako, desano, embera, leturia, nukak, makuria, matapí, miraña, nonoya, piaroa, pisamira, puinave, taiwario, tanimuya, tariario, tatuyo, guaraní, yukuna, yuruti, wounaan. Había más y él sabía los nombres pero esos eran en los bosques andinos y en la Sierra de Santa Marta pero ahora solamente les interesaban los de la selva del este.

De Sagrada Tribu del padre Almansa su madre no le había hablado en las lecciones. Lo más asombroso era que hablaran español aunque desconocían muchas cosas que él siempre tenía que irle enseñando a Pedro. Pero la madre le había dicho que los indios de tribus perdidas en la selva carecían de los conocimientos y del desarrollo tecnológico del resto de los colombianos. Algunos andaban hasta desnudos como sus madres los parieron.

Detuvo la meditación y le preguntó a Pedro por el intercomunicador radial, que había olvidado momentáneamente:

- ¿Cómo se llama este país?

- El padre Almansa dijo que estábamos en el Nuevo Mundo y que esto era tierra firme. Eso es lo que sabemos por las tradiciones.

Algo sabía Ángel acerca de que a América se le llamaba el Nuevo Mundo. Desde que el jefe le permitió recibir Internet su madre y él sabían también el nombre de quien gobernaba.

- ¿Saben ustedes como se llama el presidente de Colombia?

-Señor usted me vuelve a hablar con palabras angelicales que no nos enseñó el padre Almansa.

-Ya me doy cuenta Pedro ¿Conocen ustedes a otras tribus?

-Sí. Hay muchas. Pero ya le he dicho que nosotros no nos juntamos con pecadores. Algunos andan desnudos y otros no cultivan ni el maíz. Cuando uno de nuestra sagrada tribu peca con una infiel se tiene que ir con los impuros. Nosotros ahora estamos contentos porque lo encontramos a usted. La gente está cumpliendo con los mandamientos para ser dignos de ver al Mesías. Ahora que usted nos trajo la señal nuestra tribu está muy feliz.

Ángel Gabriel necesitaba poner su cabeza en orden. Las cosas que entendía de Pedro y su tribu eran tantas como las que no entendía. Esto lo aturdía bastante, pero eran las únicas personas con las que había hecho contacto y por demás le resultaba interesante el hecho de que hablaran español siendo indios. Se despidió de su amigo para poder pensar.  

Me gustaría que leyera esta novela de amor y aventura que escribo para ti. He puesto todo mi amor y horas de dedicación pero acepto las criticas o agradezco cualquier otra opinión que puedas escribir en la caja de opiniones que se encuentra más abajo.

Mi nombre es Nelson Estévez y apoyo a este sitio web por eso te hago la invitación a que ayudes a subvencionar a este proyecto. Una manera de ayudar a recaudar los fondos para que Imperio Xnaty lo use para promover escritores jóvenes en los países del sur es haciendo una donación. Si te fuera posible haz clic en esta estrella:

Algunos lectores tambien visitaron estas páginas de cuidado de cabello